Prótesis

Cuando una, varias o todas las piezas dentales se han perdido, hay que recurrir al tratamiento protésico para su reposición. El abanico es muy amplio, de complejidad y coste muy variado, pero hay soluciones muy asequibles y eficaces.

Tipos de prótesis

Removibles:
Se retiran para higienizarlas, deben ser confeccionadas con la máxima adaptación a la boca para que no se produzcan balanceos incómodos. También es preciso ajustar la mordida perfectamente para su éxito. Es la solución protésica más económica.
Fijas:
En este campo, los avances tecnológicos son importantes. Es fundamental un buen diagnóstico, una cuidadosa planificación y un trabajo de laboratorio impecable, utilizando materiales de la más alta calidad, así como un ajuste perfecto por parte del odontólogo y la más alta calidad en los materiales utilizados. Se utilizan coronas (fundas), y puentes fijos de metales nobles, cerámica y zirconio. Pueden ser confeccionados sobre dientes naturales (previo tallado), o sobre implantes de titanio.